Las charlas o cursos prenupciales se crearon con el propósito de enseñar a los contrayentes sus obligaciones y derechos como matrimonio. Son un requisito obligatorio para poder celebrar la boda civil